Image Alt

Blog

Alimentación complementaria

La OMS ha determinado que alrededor de los seis meses, los lactantes tienen una necesidad superior de energía y nutrientes de lo que puede aportar la leche materna, por lo que se hace necesaria la introducción a la alimentación complementaria.

Se llama alimentación complementaria a los alimentos que el bebé va a comenzar a consumir adicionalmente a la leche materna.  La transición de la lactancia materna exclusiva a la alimentación complementaria generalmente se da entre los 6 meses hasta los 18 a 24 meses de edad. 

En esta etapa es muy importante crear buenos hábitos alimenticios para tu bebé, cubriendo sus necesidades nutricionales sin abandonar la lactancia materna.  Los alimentos a utilizar deben de ser ricos en hierro y zinc, sin añadir sal, azúcar ni edulcorantes, para que el bebé se acostumbre a los sabores naturales de los alimentos.

“La OMS recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos complementarios a los 6 meses; de dos a tres veces al día, entre los 6 a 8 meses. Y después tres o cuatro veces entre los 9 a 11 meses y los 12 a 24 meses, añadiendoles aperitivos nutritivos una a dos veces al día, según lo desee.”

Recomendaciones sobre el consumo de sal y azúcares

Los lactantes necesitan muy pequeña cantidad de sal, pues sus riñones son demasiado inmaduros para manejar las sobrecargas de sal. Por este motivo es que no debe añadirse sal a la alimentación complementaria de los bebés, aunque pueda parecernos insípida.  La leche materna tiene la cantidad necesaria y lo mismo ocurre con las fórmulas infantiles.

 

Como orientación, la cantidad máxima de sal es:

* Hasta los 12 meses: menos de 1 gramo de sal al día (menos de 0,4 gramos de sodio)

* 1 a 3 años: 2 gramos/día (0,8 gramos de sodio)

 

En cuanto al consumo de azúcar, las recomendaciones son:

* Limitar el consumo de productos con elevado contenido de azúcar como: bebidas azucaradas, jugos de frutas comerciales y bebidas o postres lácteos azucarados.

* Reducir la ingesta de azúcares libres en mayores de 2 años. De 2-18 anos a menos del 5% del consumo calórico total. Esto es equivalente a 15 a 28 gramos de azúcares libres, es decir 3.5 a 7 cucharaditas en el caso de niñas y 16 a 37 gramos de azúcares libres que son de 4 a 9 cucharaditas para niños, de acuerdo a la edad.

* Estas recomendaciones no son para niños menores a 2 años, diversas sociedades científicas recomiendan evitar los azúcares añadidos y libres en la alimentación de lactantes y niños pequeños.